Acido Hialurónico

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un compuesto orgánico formado por largas cadenas de azúcares, de entre las que se encuentra el ácido úrico (que da nombre al ácido hialurónico). Por las propiedades de sus compuestos de azúcar, presenta diversos usos y propiedades muy beneficiosos para el organismo.

 

Se concentra en tejidos como la piel, los huesos y los cartílagos. Tiene gran parte en la composición del tejido conjuntivo colágeno, junto al cual tiene funciones protectoras de la piel, estructurales y captadoras del agua.

Propiedades y funciones del ácido hialurónico

Al formar parte del tejido conjuntivo, el ácido hialurónico reúne una serie de propiedades que le confieren funciones muy importantes en lo que respecta al estado de la piel.

 

Su función principal es la de captación de agua en las composiciones moleculares, lo que le confiere grandes propiedades hidratantes de la piel. Esta función también le permite reconstruir las fibras capilares del tejido conjuntivo y la piel, haciendo de esta forma que el ácido hialurónico promueva el relleno de pliegues, arrugas y otras irregularidades de la piel (como marcas de acné, cicatrices, etc.).

 

Con el uso del AH (ácido hialurónico) la piel se presenta más lisa e hidratada, debido estas funciones estructurales e hidratantes ya descritas. Pero es que además el ácido hialurónico estimula enormemente la producción del colágeno (al igual que el retinol), por lo que sus propiedades hidratantes se multiplican. Es decir, el hecho de que el ácido hialurónico estimule a su vez la producción de colágeno le confiere todavía más beneficios para su uso en tratamientos de la piel: hidratantes, antiarrugas, reconstructores, regenerantes, etc.

Usos Cosméticos del Acido Hialurónico

Es un excelente tratamiento antiarrugas y antienvejecimiento. Por su gran poder de relleno y regenerante de la piel, el ácido hialurónico es usado en multitud de cremas y productos que combaten los radicales libres y evitan el envejecimiento prematuro, a la vez que combate las arrugas ya existentes rellenándolas en su función captadora de agua.

 

Por otro lado, con el uso del ácido hialurónico se estimula la producción de colágeno y esto a su vez desemboca en una piel más uniforme y regenerada. Además, estos efectos son a largo plazo precisamente por el papel que tiene el colágeno: los efectos rejuvenecedores y alisantes de la piel se mantienen durante mucho más tiempo. Es decir, además de reconstruir las capas de la piel, rellenando arrugas y pliegues, hidratándola y reconstruyéndola, con el colágeno se consigue una mayor eficacia, una piel más capaz en la segregación de las sustancias necesarias que la regulan combatiendo el envejecimiento y la oxidación.

 

Una buena crema que combina las propiedades del ácido hialurónico con las del retinol es la Super Youth de OZ Naturals. Ambos son dos principios activos con efecto regenerador celular, lo que se traduce en una acción rejuvenecedora a un nivel más profundo de la piel. Además, contiene antioxidantes como la vitamina E y la vitamina B5 que enriquecen la fórmula, libre de parabenos, alcohol y sulfatos.